div id="fb-root">
El rinconcito Arequipeño Restaurant

El Rinconcito Arequipeño

Restaurant El Rinconcito Arequipeño

Bernardo Alcedo 514, Lince. Tef. 471-6484
Lun –  Dom 10:00 am – 07:00 pm

 

 

WEB: http://www.elrinconcitoarequipeno.com/restaurante/

Casi cuarenta años desplegando las bondades de la gastronomía arequipeña en Lima le han valido a este establecimiento una bien ganada fama y una fiel clientela. Siguiendo la senda que marcara Natividad Segura de Chávez y luego su hija Nelly desde su cocina surgen suculentos chupes de camarones, crocantes y sabrosos cuyes, rocotos rellenos de telúricos aromas. Todo sazonado al tradicional estilo de las tierras mistianas.

Doña Natividad Segura de Chávez abrió su restaurante en esta calle casi en simultáneo con “El rincón que no conoces” de Teresa Izquierdo y el “Chulucanas” de sabor piurano. Cosas del destino: el norte, del centro y sur del país en apenas dos cuadras. En ese entonces el Rinconcito Arequipeño era una picantería tradicional,  con mesas de madera y bancas largas donde se sentaban los comensales conforme iban a llegando. Siguiendo la costumbre, a las 10 servían el escribano, a las 12 el almuerzo, o sea los chupes, y a partir de las tres los picantes. Con el correr de los años, el Rinconcito fue adaptándose a los usos de la Capital y modernizándose como todas las cocinas regionales. La posta de doña Nati la tomó su hija Nelly Chávez, quien a su vez depositó en su hijo Esly la responsabilidad de administrar el negocio. A él se debe que el local tenga mantel largo y servilletas de tela, que la vajilla blanca sea de línea hotelera, que sirvan el pisco sour en copas Riedel y que usen copas que no vasos para tomar el vino. Felizmente esta gourmetiada solo es formal porque el sabor de la cocina sigue siendo el de antaño: el rocoto relleno coronado con queso de paria es delicioso, la sarza de patitas con llatan es inmejorable y no tengo queja alguna del chicharrón de panceta (más cárnico y menos grasoso),aunque sí con la ocopa cuya textura no es óptima. Los chupes son tema aparte: el caldo blanco (S/.16) y el chupe de camarones (S/.25) que probé son representantes de una cocina versátil, diversa, suculenta y sabrosa. Para terminar, un buen pisco de Majes o un Anís Najar verde, aunque el café no está nada mal, para quienes prefieran bajativos más ortodoxos. Y como es un restaurante de esencia picantera, todos los días hay música en vivo y los fines de semana se arma el bailongo… hasta que cante el gallo.

El RInconcito Arequipeño

 

 Videos del Restaurant El Rinconcito Arequipeño

Pin It on Pinterest

Share This